coffee-2608864_1920
Diana Prados

Diana Prados

MENTORA DE VIDA

Heroína, practica la gratitud deliberada.

La gratitud constituye una importante herramienta a utilizar en estos tiempo de confinamiento y cuarentena por el coronavirus. El agradecimiento es una emoción de alta frecuencia que nos permite incrementar la felicidad en nuestra vida. Robin Sharma nos cuenta que tenemos un sesgo que nos mantiene alerta y centradas en lo negativo como mecanismo de supervivencia. Nos enfocamos más en lo que no funciona.

Cuando agradecemos algo, posamos nuestra atención sobre lo que nos gusta y eso entrena a nuestra mente a buscar más aspectos positivos, cambiamos el filtro. 

Otro punto a tener en cuenta es que también padecemos “adaptación hedónica”: nos ajustamos rápidamente a lo que nos produce placer y dejamos de sentir satisfacción. Aquello que tanto nos gustaba pasa a ser algo normal que ya no valoramos.

Buscar de forma consciente lo que te agrada en tu vida es una forma de reprogramar la mente y enfocarla sobre información positiva e inspiradora. Si tenemos en cuenta que vivimos según las interpretaciones que se derivan de nuestro sistema de creencias, queda de manifiesto la importancia de proporcionar amplitud de miras a un cerebro acostumbrado a estar en alerta.

Si dar las gracias no te cuadra, puedes practicar la apreciación: apreciar lo que te gusta, valorarlo, observar que realmente existen experiencias y detalles que te agradan en tu día a día.

Desde el punto de vista energético, creas lo que sientes. El Universo responde a la frecuencia vibratoria de tus emociones. Por tanto, centrarte en lo que aprecias y emitir emociones de alta frecuencia crea manifestaciones del mismo rango.

Una variable a tener en cuenta es evitar el “gracias por esto porque me he librado de esto otro”: con este tipo de razonamiento terminamos por centrarnos en lo que no deseamos, cuando en realidad se trata de sentir lo que queremos en nuestra vida.

Cómo entrenar la herramienta de la gratitud consciente.

Te propongo dos maneras de entrenar la gratitud:

1. Siguiendo una recomendación de Robin Sharma, practica la “gratitud deliberada”: cada mañana escribe diez cosas, del tipo que sea, por las que estás agradecida. Anótalas a mano si es posible, resulta más efectivo por las conexiones cerebrales que ponemos en marcha. Ten un cuaderno o diario destinado a esta tarea.

2. Cada noche, haz una revisión del día y busca tres aspectos por lo que dar gracias o que aprecias. Revive las emociones que has sentido en esas tres situaciones.

Al hacer estos ejercicios te darás cuenta de que vienen a tu cabeza detalles que antes no habías tomado en consideración, pequeños placeres de la vida, o grandes logros que habías olvidado. También podrás observar cómo tu mente amplia su percepción y presta atención a mensajes positivos, a la belleza, a aquello que te hace sentir bienestar.


Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Diana Prados.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Siteground que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.